Unsupported Screen Size: The viewport size is too small for the theme to render properly.

Así es como se entrega un nuevo avión

Así es como se entrega un nuevo avión

 

Fuente: Iberia

Fotos: Iberia y Airbus

Iberia está en pleno proceso de recibir y poner en servicio dos nuevos modelos de aviones en su flota: el Airbus A320neo, para vuelos de corto y medio recorrido, y el Airbus A350-900, para los de largo. El primer A320neo llegó el 29 de mayo, mientras que el nuevo avión de doble pasillo de Airbus que se integrará en la flota de Iberia, el A350XWB bautizado como Plácido Domingo, lo hará el 26 de junio.

Pero… ¿cómo es exactamente el proceso de selección y recepción de un nuevo avión en una compañía aérea?

Cuando una aerolínea decide la compra de un avión, ya sea de un modelo que ya tiene en servicio o de uno nuevo, como los que acabamos de citar, se pone en marcha una compleja serie de procedimientos para asegurar que la nueva aeronave cumpla con los más estrictos niveles de seguridad, así como con los requerimientos específicos de cada aerolínea.

Lo primero que se asigna una vez que el pedido es firme es un slot de producción: hablamos del número de producción de la aeronave que será asignada a la aerolínea, y que determinará la fecha de entrega del avión.

Desde ese momento hasta la entrega final, como en el caso del nuevo Airbus A350-900 de Iberia, pueden pasar hasta cinco años; de hecho, el pedido realizado por la aerolínea, por un total de 16 unidades, se realizó el 25 de septiembre de 2013.

 

 

Para el caso del A350 XWB, y al tratarse de un nuevo modelo en la flota de Iberia, una vez firmados los contratos de compra, un equipo de la aerolínea se desplaza a la sede del fabricante: Toulouse o Hamburgo en el caso de Airbus, donde se reunirán con los profesionales de las fábricas.

Estas reuniones sirven para elegir todos los equipos de la cabina. Asientos y su tapicería, la moqueta para los pasillos, el sistema de entretenimiento, los galleys (las cocinas), cafeteras, hornos, lavabos, y hasta ciertos equipos de la cabina de los pilotos.

Después de los equipos que permiten el vuelo del avión, las aerolíneas prestan especial atención a la elección de asientos y su equipamiento, así como la tapicería, especialmente en un avión como el A350 XWB, que se denominan wide body o doble pasillo, y que Iberia utilizará para sus viajes de largo radio.

Todo ello se hace en una especie de gran supermercado, donde el personal de la aerolínea puede comparar los diferentes productos que ofrecen los distintos fabricantes para ese modelo de avión. Este supermercado incluye galleys y lavabos donde probar el funcionamiento y ergonomía de los equipos con los que se pueden dotar.

 

 

En el caso del Airbus A350, y pronto en el del A320, en estos centros se usa también la realidad virtual en 3D. Con este sistema es posible en segundos cambiar por completo la cabina: el tipo o color de los asientos y la distancia entre ellos, moquetas, o incluso los paneles de las paredes y los armarios del techo.

También comprobar cómo se ven esos elementos bajo las diferentes luces que puede generar el sistema de iluminación LED que equipa ahora las cabinas y que llegan a varios millones de tonalidades diferentes. No sería la primera vez que el color elegido, bajo la luz que simula un amanecer o un atardecer, cambia por completo y es rechazado.

 

Montaje del avión y primer vuelo

Mientras, el avión estará tomando forma. Primero como piezas y componentes aislados y después como secciones que se van enviando a la cadena de montaje final para completar ese gran puzle de miles de piezas que es un avión.

Mientras este puzle se monta, el personal de la aerolínea tendrá también acceso a la cadena de montaje para comprobar que todo el proceso se está desarrollando sin errores ni problemas. Normalmente el fabricante establece un calendario de revisiones en función de determinados hitos del montaje, pero la aerolínea puede acceder en otros momentos si lo desea.

 

 

Y ya tenemos el avión fuera de la cadena de montaje, y con todos los sistemas y equipos probados en tierra. Ahora toca hacerlo en el aire.

Primero serán los pilotos del fabricante los que harán un vuelo de prueba. Durante el mismo llevarán al límite al avión para comprobar que no se desprende ninguna pieza en vuelo, y que todo funciona como debe.

Si se detecta cualquier fallo, en tierra se repara, y se repite el vuelo. Y así hasta que los pilotos del fabricante den su visto bueno. Entonces se avisa a la aerolínea para que sus pilotos repitan este vuelo.

Si todo es correcto, se procede a la fase final de la entrega. Si no, volvemos al párrafo anterior.

Al mismo tiempo que se van realizando estas tareas en tierra otro equipo comprueba el avión por dentro y por fuera.

Por dentro se prueba que cada asiento se recline como debe, que cada mesita y puerta encaje como debe. Que las cortinillas de las ventanas suban y bajen, que todas las luces e interruptores funcionen… Y también por fuera.

La pintura del avión es examinada con detalle en busca de cualquier imperfección y en caso necesario repintar la zona afectada.

Una vez todo está perfecto, como no debía ser menos con un avión que cuesta tantos millones de dólares como estos (un A320neo tiene un precio de catálogo de 101,5 millones de dólares y un A350-900 de 317,4 millones) una tripulación de la aerolínea, a veces acompañada por pilotos del fabricante, puede proceder a llevarse el avión a su nuevo hogar.

 

 

Una vez en Madrid, en el caso de Iberia, la aeronave todavía tendrá que pasar por una serie de procedimientos. El primero, con Hacienda, para importar el avión como cualquier otra mercancía procedente de otro país. Mientras, el personal de mantenimiento procederá a una nueva inspección, e inspectores de AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea), la autoridad aeronáutica española, realizarán a su vez una inspección del avión y los papeles para comprobar que todo esté en orden; matricular la aeronave en España; e incluirla en el AOC, la licencia de operador aéreo.

Con todos estos procesos legales completos, las tripulaciones, cuando se trate de un modelo nuevo, deberán completar su instrucción, normalmente con una serie de sesiones de despegues y aterrizajes, para quedar autorizadas a tripular el nuevo avión y que este pueda ser puesto en servicio transportando pasajeros, sus equipajes y carga.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas